Archivo de la categoría: Cannes

Bailar en la oscuridad

Guión y dirección: Lars von Trier.

Interpretación: Björk, Catherine Deneuve, David Morse, Peter Stormare, Vincent Paterson, Cara Seymour, Vladica Kostic, Joel Grey, Stellan Skarsgard, Zeljko Ivanek.

Música: Björk.

Dinamarca y Suecia – 2000 – 139 min.

Impactante película e igual banda sonora, un 10. “I’ve seen it all”.


Gomorra

Dirección: Matteo Garrone.

Guión: Maurizio Braucci, Ugo Chiti, Gianni Di Gregorio, Matteo Garrone, Massimo Gaudioso y Roberto Saviano; basado en la novela “Gomorra” de Roberto Saviano.

Interpretación: Toni Servillo, Gianfelice Imparato, Maria Nazionale, Salvatore Cantalupo, Gigio Morra, Salvatore Abruzzese, Marco Macor, Ciro Petrone, Carmine Paternoster, Zhang Ronghua, Simone Sacchettino.

Italia – 2008 – 137 min.

Mi primera experiencia en este nuestro Festival de cine, en su quinta edición, no pudo haber ido mejor, porque son todas películas europeas y la elegida para ver fue esta que os presento aquí, que por cierto se ha llevado el Premio especial del Jurado. En la exhibición de la cinta, que fue la que ha inaugurado el Festival, al llegar los créditos finales todo el público rompía en aplausos.

Prácticamente sin salir de un barrio de Nápoles, dirigido por La Camorra, la carga de la historia esta compartida por un crio aspirante a mafioso, un pagador de familias compradas, un explotado modisto de imitaciones de alta costura, un joven asqueado de su trabajo y dos balas perdidas con pretensiones de asesinos.

Una cinta localista, violenta, algunas veces grisácea y con una música bastante hortera. La podríamos colocar como opuesta totalmente a “Ciudad de Dios”, en cuanto al modo de mostrar en cine la vida de un barrio dominado por la mafia.


La haine “El odio”

Guión y dirección: Mathieu Kassovitz.

Interpretación: Vincent Cassel, Hubert Koundé, Saïd Taghmaoui.

Francia – 1995 – 97 min. – B & W.

Premiada en Cannes a la mejor dirección, Mathieu Kassovitz, este director-actor, (novio de Amélie Poulain en “Amélie”), consigue con este su segundo largo, una obra maestra imprescindible para cualquier cinéfilo. Rodada en color, para después ser exhibida en blanco y negro, cuenta con unos planos largos y efectistas, unos personajes con diálogos trabajados al máximo y una música que acompaña perfectamente toda la película, consiguiendo un filme totalmente redondo.

La historia, que transcurre en un solo día y esta situada en un suburbio de Paris, nos habla de racismo narrándonos las aventuras de tres jóvenes amigos (Vinz, Hubert y Saïd), y los hechos que ocurren después de una serie de violentos disturbios, donde un árabe resulta malherido por la policía.

Tanto Hubert Koundé (el africano) como Saïd Taghmaoui (el árabe) representan sus personajes con una credibilidad absoluta, pero sin duda, me quedo con la interpretación de Vincent Cassel (el judío), para mí, el mejor actor francés mejor del momento (Dobermann, Irreversible, Promesas de este…) y marido de Monica Bellucci. Borda el papel de principio a fin, haciendo totalmente suyo el personaje, con homenaje a “Taxi driver” incluido.

“Es la historia de un hombre que cae de un edificio de cincuenta pisos, para tranquilizarse mientras cae al vacío, no para de decirse: hasta ahora todo va bien, hasta ahora todo va bien, hasta ahora todo va bien… Pero lo importante no es la caída, es el aterrizaje.”